Plazas disponibles para visitas 1:1. Reserva la tuya

Cuida tu macrobiota vaginal

La microbiota vaginal es una súper aliada para nuestra salud femenina y también para nuestra fertilidad.

El contacto constante con disruptores endocrinos escondidos en geles, lubricantes, compresas, tampones…, algunos fármacos como los antibióticos, o tener una dieta desequilibrada con exceso de hidratos de carbono pueden alterar y empobrecer nuestra microbiota. Es decir, nuestras bacterias amigas.

Si esto sucede, el Ph se altera exponiéndonos a infecciones y/o problemas para quedarnos embarazadas. Por ejemplo, un Ph correcto es esencial para que en la ventana fértil puedan sobrevivir los espermatozoides. Si está alterado es probable que no lo hagan.
Factores importantes para tener una microbiota vaginal sana:

  • Bacterias amigas: la colonia principal de bacterias amigas en nuestros genitales está formada por varios tipos de lactobacillus. Éstos se encargan de cuidar y proteger el Ph de nuestra vagina y de mantener a raya otros bichejos cómo las cándidas o la gardnerella.
  • El Ph es nuestro gran aliado. ¿Sabías que el Ph va cambiando a lo largo de nuestra vida? Pero si hay un momento donde es realmente muy variable es durante nuestro ciclo menstrual. Podemos pasar de un Ph más neutro durante la menstruación (6.8 – 7.2) a un Ph más ácido durante la fase premenstrual (3.8 – 4.2). Estas fluctuaciones en nuestro Ph son esenciales para tener una buena salud femenina y reproductiva.


¿Qué altera el Ph? Es la gran pregunta. Te lo explico a continuación:

  • El uso de jabón en nuestros genitales (incluidos los jabones “íntimos”).
  • Las duchas vaginales.
  • Las compresas, salvaslips y tampones fabricados con materiales sintéticos y productos químicos (disruptores endocrinos).
  • El exceso de carbohidratos en la dieta.
  • La ingesta de antibióticos.
  • Las depilaciones completas. La ausencia de pelo favorece todo tipo de infecciones. El pelo es una barrera protectora natural.
  • El uso de ropa interior con tintes y tejidos sintéticos.
  • Los espermicidas.
  • Las anticonceptivas hormonales.


Con toda esta información en tu poder chequea cómo sientes tus genitales, si hay escozor, picores, sequedad. También repasa esta última lista y empieza por hacer cambios en tu día a día para mejorar esa macrobiota vaginal.
Por ejemplo:

  • Puedes pasarte a la copa menstrual, a las compresas de tela o bragas menstruales.
  • Ve cambiando poco a poco tu ropa interior. Es ideal que sea de algodón y sin tintes sintéticos.
  • Evita el uso de jabón. Pruébalo durante un mes y me cuentas. La vulva tiene su propio sistema de “autolavado”.
  • Si sospechas que hay alguna infección escríbeme y te cuento cómo puedo ayudarte a eliminarla.
Scroll al inicio