Plazas disponibles para visitas 1:1. Reserva la tuya

Escala de Bristol. ¿Cómo son tus heces?

¿Cómo son tus heces? ¿Qué consistencia tienen? ¿Cada cuánto vas al baño? ¿Qué color tienen? ¿Son olorosas? Estas son algunas de las preguntas que realizo habitualmente en la primera visita.

No te puedes ni imaginar la cantidad de información que podemos obtener simplemente observando algo tan cotidiano. Y es que nuestras heces nos dan muchísima información.

Las heces están clasificadas en la famosa Escala de Bristol. A continuación te describo los 7 tipos:

Tipo 1: estreñimiento severo. Bolitas duras y separadas.
Tipo 2: estreñimiento leve. Conglomerado de bolitas.
Tipo 3: si haces este tipo de heces enhorabuena! Son heces de un intestino que funciona a la perfección. Estas heces son cilíndricas y con grietas en la superficie.
Tipo 4: estas también son normales. Son cilíndricas y con las paredes lisas.
Tipo 5: nos indica que hay falta de fibra. Heces blandas con bordes bien definidos.
Tipo 6: inflamación – diarrea leve. Consistencia pastosa con bordes irregulares.
Tipo 7: diarrea severa. Consistencia líquida.
Otro dato importante es la periodicidad. Si vas cada día a hacer de vientre entre 1 y 3 veces y tus heces son de tipo 3 o 4 felicidades todo anda a la perfección.

¿Pero qué sucede sí tus heces no son para nada así?

Las heces de tipo 1 o 2 nos están hablando de que hay estreñimiento en mayor o menor grado, son duras y cuesta evacuarlas. Puede que vayas al baño a días alternos (en el mejor de los casos) o por lo contrario tardes más de dos días. En estos casos hay exceso de toxinas que eliminar. Probablemente hay que hacer alguna estrategia con probióticos, revisar la alimentación y analizar la motilidad del intestino.

Las heces tipo 5, 6 y 7 salen sin dificultad, puedes ir al baño varias veces al día, no cuesta evacuarlas y en algunas personas puede generar la falsa creencia de que están estupendamente bien. Cuando este tipo de heces en realidad, son una alerta en toda regla. De base hay una inflamación intestinal, puede haber también ciertos patógenos (cándidas & co) generando toxinas, puede haber algunas intolerancias, celiaquía o estar producidas por el uso de ciertos medicamentos.

En cualquiera de estos casos el objetivo siempre será conseguir heces tipo 3 o 4 en la Escala de Bristol.

Scroll al inicio