Plazas disponibles para visitas 1:1. Reserva la tuya

Ovulación: ¿Cómo mejorar la calidad de tus óvulos?

¿Sabías que tus óvulos necesitan 3 meses para madurar?

¿Qué quiere decir esto? Pues que la salud de tus óvulos dependerá de cómo te hayas cuidado en los últimos tres meses. Así qué si tienes alteraciones ováricas, estás en búsqueda de embarazo de forma natural o mediante reproducción asistida es esencial que los mimes y nutras para que estén super sanitos.
Aquí tienes algunos básicos para ayudar a la maduración de los ovocitos:

  • Descansa. Duerme al menos 8h cada día. Tener un sueño reparador es esencial para mejorar la calidad de tus óvulos.
  • Vegetaliza tu alimentación al máximo y llénala de alimentos antioxidantes: verduras de hoja verde, frutos rojos, tomate, granada, remolacha, zanahoria.
  • Come grasas saludables a diario: aguacate, huevos, pescado azul pequeño (sardinas, boquerones, caballa…), semillas, frutos secos crudos, aceite de oliva del bueno.
  • Evita todo lo que puedas: azúcar, grasas de mala calidad, hidratos refinados, café, alcohol, tabaco…todo esto debilita la función ovárica.
  • Si te preocupa tu ciclicidad te recomiendo que realices una analítica hormonal donde no falte un buen perfil tiroideo.
  • Toma el sol al menos 15 min al día sin protección (evitando las horas centrales del día en verano). Necesitas tener niveles óptimos de vitamina D. Lo ideal sería estar entre 40 y 70 ng/mL).
  • Asegúrate de tener en perfecto estado tus digestiones. En concreto todo lo que tiene que ver con los intestinos y la microbiota.
  • Muévete. Haz ejercicio, baila… pero cuidado, no te quemes. El ejercicio en exceso tampoco es saludable. En concreto el ejercicio de fuerza es muy beneficioso, al igual que la práctica de yoga o pilates.
  • Evita el estrés a toda costa. Descansa, medita. Para un ratito en la mitad del día, no hagas nada. El «no hacer» está bien. El cuerpo aprovechará para regenerarse.

Cómo el buen caldo, a fuego lento sabe mejor. Lo mismo con cuidar de nosotras y nuestros ciclos. Y si además estás buscando un bebé ya sabes: antes de sembrar hay que cuidar la tierra.

Scroll al inicio